fotografos (3)

Cómo configurar una cámara siendo principiante

Si es la primera vez que coges una cámara, te habrás dado cuenta de que configurarla es algo un poco más complejo que simplemente hacer click y sacar una foto. Las cámaras modernas están equipadas con una multitud de funciones y opciones que pueden ser difíciles de comprender al principio.

Y es que para hacer buenas fotografías no sirve únicamente con una buena cámara, los fotógrafos configuramos varios parámetros para conseguir la mejor calidad.

Así que vamos a enseñarte los conceptos básicos y cómo ajustar los parámetros esenciales para que puedas sacar más partido a tus fotografías.

¿Cómo configurar mi cámara desde cero?

Lee el manual del usuario

Lo sabemos, este paso es obvio pero muchas veces pasamos de leernos el manual de instrucciones y realmente es de donde más información podemos sacar.

Para entender tu cámara debes leer el manual del usuario, aunque no te quedes con gran parte de la información, lo fundamental es que entiendas la base de qué elementos tiene tu cámara y te familiarices con los nombres.

Familiarízate con los controles básicos

Antes de empezar a tomar fotos, ten claros dónde están los controles más básicos de tu cámara, como el botón de disparo, los diales de modo, el control de enfoque y el acceso al menú. Esto te permitirá realizar ajustes más rápidos mientras disparas.

Te enseñamos las ubicaciones básicas de algunos elementos que debes conocer.

partes-e-una-camara
partes-de-una-camara

Modos de Disparo

Modo automático (Auto)

El modo automático es ideal para principiantes, ya que la cámara selecciona automáticamente la configuración óptima para la fotografía. Esto te permite concentrarte en encuadrar y capturar la imagen sin preocuparte por ajustar la cámara de forma técnica.

Te recomendamos que utilices este modo para empezar a practicar el encuadre de las fotografías, y una vez que lo domines puedes ir investigando otros modos.

Modos semiautomáticos

A medida que te sientas más cómodo, puedes probar los modos semiautomáticos que te dan un mayor control pero siguen sin ser tirarte a la piscina de cabeza:

  • Prioridad de apertura (A o Av): Tú seleccionas la apertura y la cámara ajusta la velocidad de obturación. Es muy útil para controlar la profundidad de campo.
  • Prioridad de obturación (S o Tv): Tú seleccionas la velocidad de obturación y la cámara ajusta la apertura. Es ideal para capturar movimiento.
  • Programa (P): La cámara elige la apertura y la velocidad de obturación, pero puedes ajustar otras configuraciones como el ISO y el balance de blancos.

Modo manual (M)

Una vez que ya dominas el semiautomático, es hora de aventurarte a probar el modo manual, te permite controlar completamente la apertura, la velocidad de obturación y el ISO.

Aunque es más avanzado, practicar en este modo cuando ya dominas los otros, te ayudará a comprender mejor cómo interactúan estos ajustes en la cámara.

Ajustes básicos

ISO

El ISO controla la sensibilidad del sensor a la luz.

Un ISO bajo (100-400) es ideal para condiciones de buena iluminación, mientras que un ISO alto (800 o más) es útil en condiciones de poca luz, pero puede introducir ruido en la imagen.

Experimenta con diferentes configuraciones de ISO para ver cómo afectan la calidad de tus fotos, la fotografía es un arte y cada uno tiene su propio estilo, así que puedes ir probado cómo te funcionan mejor estos ajustes a ti mismo.

iso

Apertura (f-stop)

La apertura controla la cantidad de luz que entra en la cámara y afecta la profundidad de campo, o dicho de otra forma, la apertura de la cámara es igual a tu ojo, cuanto más lo cierras, más enfoca los elementos que deseas ver con mayor claridad.

Un número f bajo (f/1.8) crea un fondo desenfocado (bokeh), mientras que un número f alto (f/16) mantiene más elementos en foco. Ajusta la apertura según el tipo de foto que quieras tomar.

Velocidad de obturación

La velocidad de obturación controla el tiempo que el obturador está abierto, en otras palabras, es lo que tarda en hacerse una foto.

Una velocidad rápida (1/1000s) congela el movimiento, ideal para fotografía de acción, mientras que una velocidad lenta (1/30s) puede crear desenfoque de movimiento, útil para fotos creativas con efecto de movimiento. Practica con diferentes velocidades para aprender a usarlas en diversas situaciones.

Balance de blancos

El balance de blancos ajusta los colores para que se vean naturales bajo diferentes tipos de iluminación. Una misma imagen puede cambiar radicalmente con un balance de blancos distinto.

Puedes utilizar el balance de blancos automático (AWB), pero también hay preajustes para condiciones específicas como luz de día, sombra, tungsteno, etc.

Además, puedes ajustar manualmente el balance de blancos para situaciones específicas, lo que te permitirá obtener colores más precisos.

Modo de enfoque

Enfoque automático (AF)

El enfoque automático es útil para la mayoría de las situaciones:

  • AF-S (One Shot): Para sujetos estáticos. La cámara enfoca cuando presionas el botón de disparo hasta la mitad y mantiene el enfoque hasta que tomas la foto.
  • AF-C (Continuous): Para sujetos en movimiento. La cámara ajusta continuamente el enfoque mientras mantienes presionado el botón de disparo hasta la mitad.

Enfoque manual (MF)

El enfoque manual te permite ajustar el enfoque girando el anillo de la lente.

Es útil especialmente en situaciones donde el enfoque automático no funciona bien, como en condiciones de poca luz o cuando deseas un control preciso.

Medición de luz

Evaluativa/Matricial

Este modo mide la luz en toda la escena y hace un promedio. Es el modo más versátil y funciona bien en la mayoría de las situaciones, así que te recomendamos que este ajuste lo mantengas si eres principiante.

Ponderada al centro

Este modo mide la luz principalmente en el centro de la escena y es útil cuando el sujeto principal está en el centro y el fondo es más oscuro o más claro.

Puntual

Este modo mide la luz en un punto específico de la escena, lo que es útil en escenas con alto contraste o cuando quieres exponer correctamente un área pequeña de la imagen.

Configuración de calidad de imagen

Ahora, una vez que entendemos lo básico de ajustar la cámara, vamos a explicar cómo configurar la calidad de imagen, especialmente para la edición.

JPEG

El formato JPEG es comprimido, lo que significa que ocupa menos espacio y es fácil de compartir. Sin embargo, ofrece menos flexibilidad en la edición.

RAW

El formato RAW no tiene compresión, lo que conserva toda la información de la imagen y ofrece mayor flexibilidad en la edición.

Requiere más espacio de almacenamiento y software específico para procesarlo, pero es ideal para fotógrafos que desean un control total en la postproducción.

Compensación de exposición

La compensación de exposición te permite ajustar la exposición de la imagen sin cambiar la apertura, la velocidad de obturación o el ISO.

Esto es útil para situaciones donde la cámara puede subexponer o sobreexponer la imagen (las imágenes que son más oscuras que la escena real se denominan subexpuestas, mientras que las que son más luminosas se consideran sobreexpuestas, lo que se conoce popularmente como «fotografía quemada»).

Puedes usar el dial de compensación de exposición para ajustar la imagen hacia el lado más claro (+) o más oscuro (-).

Modo de disparo

Disparo único

Cada vez que presionas el botón de disparo, la cámara toma una sola foto. Es el modo estándar para la mayoría de las situaciones.

Ráfaga/Continuo

En este modo, la cámara toma varias fotos por segundo mientras mantienes presionado el botón de disparo. Es ideal para capturar acción y movimiento rápido.

Temporizador

El temporizador (que actualmente con los smartphones todos sabemos lo que es) retrasa el disparo, lo que es útil para selfies o fotos grupales. Puedes ajustar el temporizador para que la cámara dispare después de unos segundos.

Práctica y experimentación

Prueba y error

La mejor manera de aprender a configurar tu cámara es a través de la práctica y la experimentación. Prueba diferentes configuraciones y observa cómo afectan tus fotos.

No tengas miedo de cometer errores, ya que son parte del proceso de aprendizaje. Además, la belleza de la fotografía radica en que no hay ningún ajuste «mejor» o «peor» que otro, sólo dependen de lo que busques conseguir plasmar en el retrato.

Revisa tus fotos

Usa la pantalla LCD para revisar tus imágenes y ajustar los parámetros según sea necesario. Presta atención a la exposición, el enfoque y la composición.

Aprende de los errores

Analiza las fotos que no salieron como esperabas y trata de entender qué ajustes necesitas mejorar. La práctica constante te ayudará a desarrollar tus habilidades y a sentirte más cómodo con tu cámara.

Configurar una cámara puede parecer complicado al principio, pero conociendo estos conceptos básicos y practicando regularmente, te convertirás en un fotógrafo más competente y confiado. La clave es no desanimarse por los errores y disfrutar del proceso de aprendizaje.

Con el tiempo, dominarás tu equipo y capturarás imágenes impresionantes y si quieres aprender más sobre fotografía, ¡puedes ponerte en contacto con nosotros! o continuar leyendo otros artículos de nuestro blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio